VI Semana de Goya · Del 17 al 25 de septiembre de 2022

Goya en la provincia

Un recorrido por diversas localidades de la mano del artista

La provincia de Zaragoza es uno de los grandes escenarios donde seguir los pasos de Goya. Su legado en forma de cuadros, grabados, bóvedas, muros o pechinas se puede disfrutar a lo largo de diversas poblaciones. Vamos tras el genio.

Cartuja de Aula Dei

A 15 km. de Zaragoza, en el Monasterio de la Cartuja de Aula Dei, Goya realizó entre 1772 y 1774 lo que luego sería una de sus mayores obras pictóricas murales. Fueron algo más de dos años de intenso trabajo en los muros de yeso de la iglesia, realizando este homenaje a la Virgen a base de naturalidad y humanidad.

Inicialmente, se trató de una colección de 11 escenas que contaban la vida de la Virgen María y la infancia de Cristo y que decoraron la iglesia del monasterio durante varios años. En la actualidad, solamente siete de estas pinturas se pueden contemplar. Épocas de crisis con abandono del edificio, la humedad y las malas condiciones posteriores hicieron que cuatro se perdieran totalmente y las otras siete sufrieran importantes daños. Afortunadamente, importantes trabajos de restauración han hecho posible que hoy se puedan visitar.

Información y reservas:
visitas@cartujaauladei.es – Tfn. 976 45 00 02

Durante mayo y junio, los horarios de las visitas guiadas son los viernes a las 16:30, sábados a las 10:30 y domingos a las 10:00. Para grupos es necesario hacer reserva previa y concretar horarios por teléfono o email.

Resto del año, visita guiada todos los sábados a las 12:00. Para grupos es necesario hacer reserva previa y concretar horarios por teléfono o email.

Pinturas de Goya en el interior de la iglesia

Fuendetodos

Fuendetodos es el pueblo natal de Goya, sus orígenes, sus raíces. Aquí nació y vislumbró los primeros colores y destellos que le sirvieron de inspiración. La visita comprende dos espacios relevantes, la Casa Natal y el Museo del Grabado. Se encuentra a 45 km. de Zaragoza.

Casa natal

Casa rústica del siglo XVIII que pertenecía originalmente a Miguel Lucientes, hermano de la madre del pintor, y que tardó tiempo en ser identificada y ponerla en valor. Los desastres de la Guerra Civil la dejaron muy dañada, y fue restaurada en 1946. Tras diferentes adecuaciones y remodelaciones posteriores, fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1982.

De fachada sobria y sencilla, la casa conserva todo el aspecto rústico y popular que tuvo en la época, típico de las casas de agricultores y labradores. Su interior evoca perfectamente el ambiente austero y sencillo de la época en que nació y vivió Goya, cualidades éstas que acompañarían al pintor a lo largo de su vida. En el recorrido se puede ver una cocina perfectamente expuesta, un zaguán y una cuadra. En el piso superior, dos alcobas y una sala comedor. Arriba, el granero.

La casa se encuentra ambientada con muebles y enseres propios de la época, cuadros y documentación gráfica.

Museo del Grabado

Se encuentra muy cerca de la Casa Natal, en una restaurada casa típica del somontano aragonés. La visita transcurre por diferentes salas en las que se pueden contemplar obras de las cuatro series de grabados: Caprichos, Desastres, Tauromaquia y Disparates.

En los grabados Goya se expresa libremente, sin estar expuesto a encargos ni compromisos, volcando toda su creatividad e ingenio en esta técnica de la que se convirtió en auténtico maestro, junto con Durero y Rembrandt. A través de esta disciplina el autor aragonés se diferencia de otros grandes pintores y logra sacar a la luz todo ese mundo interior angustiado, con sus preocupaciones e inquietudes. Es su mirada más personal y subjetiva.

Los Disparates (Primera planta)
Son los grabados más enigmáticos y difíciles de interpretar. Según los historiadores, son imágenes apenas comprensibles, dramáticas, sombrías y grotescas en las que el mundo onírico y obsesivo del autor aflora de manera misteriosa y magistral en cada estampa con un perfecto dominio de la técnica y donde la fantasía visual alcanza cotas del más subjetivo y auténtico surrealismo.

La Tauromaquia (Primera Planta)
En esta serie Goya nos presenta uno de sus temas favoritos y una de las diversiones más concurridas y controvertidas de su época: los toros. Las escenas reflejan los orígenes y parte de la historia de la Tauromaquia, así como las suertes más comunes
de la lidia de finales del siglo XVIII y comienzos del XIX.

Los Desastres de la Guerra (Primera planta)
En esta serie Goya aborda desde una perspectiva completamente innovadora el tema de la Guerra, eligiendo escenas que conforman la “intrahistoria” de la misma. Hombres, mujeres y niños anónimos que sufren y padecen los horrores, las barbaridades, el sufrimiento, la violencia y el hambre que trajeron las distintas contiendas vividas en España. Goya lo sufrió en primera persona.

Los Caprichos (Segunda planta)
Crítica de los vicios y malas costumbres de la época, la crisis de valores e injusticia social.

Horarios y tarifas tanto para la Casa Natal como para el Museo de los Grabados
De martes a domingo de 11.00 a 14.00 y de 16.00 a 19.00 h. – Los lunes cerrado, excepto festivos.
La entrada es conjunta con el Museo del Grabado de Goya y la Sala Zuloaga de exposiciones temporales.
Entrada general: 3€;
Grupos (previa reserva,desempleados y jubilados), 2 €;
Gratis menores de 16 años (individualmente)
Tfn. 976 14 38 30
Mail: goya@dpz.ez

Alagón

Alagón es una población a 24 km. de Zaragoza. Allí, en 1765, en el antiguo Colegio de los Jesuitas (hoy es la Casa de Cultura), un joven Goya pintó en 1765 un fresco que decora la bóveda de la escalera interior. Es la Exaltación de Jesús, una delicia de pintura. 

Muel

Pechinas pintadas por Goya en la Ermita de la Fuente, Muel

En la ermita de Nuestra Señora de la Fuente de Muel (33 km. de Zaragoza), Goya pintó en las pechinas de la cúpula a los Padres de la Iglesia, es decir, a San Gregorio, San Ambrosio, San Jerónimo y San Agustín. Esta pintura la realizó al óleo directamente sobre el muro de yeso en el año 1772.

Dirección de contacto: Oficina de Turismo de Muel
Ctra. de Valencia. 50450 Muel (Zaragoza)
976 145 225

Remolinos

Cúpula de la iglesia de San Juan Bautista, Remolinos

Más pechinas con los Padres de la Iglesia se pueden ver en la iglesia de San Juan Bautista de Remolinos, pequeña localidad zaragozana distante a 34 km. de la capital. Aquí, los trabajos fueron hechos al óleo sobre lienzo en su taller, para después encajarlos en el muro. Estas pinturas gozan de una luminosidad y profundidad extraordinarias, notándose su evolución con otras de misma temática anteriores.

Dirección de contacto: Oficina de Turismo de Remolinos
Calle Mayor, 4. Remolinos (Zaragoza)
Tfn. 976 61 81 51

Pedrola

Retrato de Ramón de Pignatelli

En la biblioteca del Palacio de Villahermosa se puede admirar el óleo de Goya Retrato de Ramón de Pignatelli.

Dirección de contacto: Casa de Cultura de Pedrola
Tfn. 976 61 91 88

Calatayud

Iglesia de San Juan el Real

De nuevo aquí están presentes los Padres de la Iglesia, temática elegida por Goya para decorar las pechinas de la cúpula principal de la iglesia de San Juan el Real. Pintura fantástica de trazos rápidos y marcados realizadas en 1766 cuando contaba veinte años de edad . Junto con las de Muel y Remolinos, éstas de Calatayud (la romana Bílbilis), forman la ‘trilogía de los Padres de la Iglesia’.

Este encargo fue mandado en un principio a Francisco Bayeu (cuñado de Goya), pero tuvo que ser retrasado ya que Bayeu es llamado por Mengs como colaborador, por lo que se marchas a Madrid. Visto que finalmente no iba a poder llevar a cabo dicho encargo, el propio Bayeu propone a Goya para realizar los trabajos. En base a los modelos y pautas que recibe, Goya realiza la obra pero aportando su impronta y estilo personal que ya destacaba, dotando a las pinturas de una fuerza y expresividad muy marcada, a través de una paleta oscura y con carácter. Esta obra, a edad temprana, ya dejaba entrever la genialidad artística que guardaba dentro.

Dirección de contacto: Oficina de Turismo de Calatayud
Plaza de España nº1
Tfn. 976 88 63 22
Mail: oficinaturismo@calatayud.es

Detalle de una de las pechinas